24 oct. 2013

MANTENER VIVA LA HISTORIA

(Quizás que por olvidarnos del pasado estemos dando lugar 
a que la historia se repita))


Se está viendo que en los grandes núcleos urbanos, la oferta de habitaciones en alquiler aumenta.  Sin duda se debe a que familias afectadas por la crisis económica, a las que los ingresos no alcanza para cubrir los gastos que genera el mantenimiento de la vivienda que ocupan. Mas aun, si al costo que representa el uso de los diversos servicios domésticos, hay que sumarle la cuota de amortización de la hipoteca, como ocurre en la mayoría de casos.

El alquiler de éstas habitaciones, según el barrio o distrito en que esté la vivienda ubicada, suele oscilar entre los 200-300 euros mensuales.  Cantidades que sin entrar en si son altas o bajas, planteado desde la voluntad de ayudarse mutuamente arrendador y arrendatario, pueden aliviar las necesidades de ambos.

Hasta aquí nada que objetar, si la medida como se supone, insisto, es fruto de una necesidad compartida, sea de carácter temporal o transitorio incluso permanente y se concierta legalmente, claro.  Por ejemplo, a los estudiantes (chicos o chicas) venidos de distintas poblaciones incluso provincias, que de no ser así tendrían que alojarse durante el curso en ese tipo de Hogares o Residencias, donde el "régimen interior" de los propios Centros les exige una serie de normas no siempre fáciles de cumplir por la gente joven.  También puede interesar a quienes vienen a la ciudad a realizar tareas de temporada, incluso profesionales contratados para trabajos específicos y no pueden, o no quieren, pagarse la estancia en un hotel.

Yo me resisto a creer, que sea la necesidad lo que nos esté obligando a revivir aquellos años de post-guerra en que numerosas familias (desertores del arado nos llamaban a los que procedíamos del campo) por carecer de futuro en nuestro lugar de origen,  Gentes que por falta de viviendas nos vimos obligadas a compartir un mismo piso entre dos o mas familias, hasta conseguir un techo donde habitar cada cual el nuestro.

Creo que habrá de pasar mucho mas tiempo para que se olvide aquella imagen donde en los balcones de cualquier casa y en cualquier ciudad de destino, podían leerse carteles en que se ofrecían alquileres como: "HABITACIONES CON DERECHO A COCINA", "HABITACIONES DOBLES Y SENCILLAS SOLO PARA DORMIR", "HABITACIÓN DOBLE PARA MATRIMONIO SIN HIJOS", etc.

Claro que en aquél tiempo y en los diarios de información general, páginas de "Anuncios por palabras", donde ponía "Ofertas y Demandas", igual que con la vivienda sucedía con los puestos de trabajo: "Se necesita repartidor de correo comercial",  "Necesito cobrador de recibos a domicilio", "Matrimonio joven sin hijos para conserjería". . . .

En Barcelona, por referirme a la ciudad que mejor conozco y de las que mas inmigración tiene, el alquiler de habitaciones por separado y el pluriempleo, mejor o peor, sacaron de apuros a muchas familias llegadas de muy distintos lugares.  Y eso fue así, porque aunque mal pagado, había trabajo para todos.  En cambio ahora, con tanta gente desempleada se está corriendo el riesgo de caer en el mismo pozo de miseria y hambre. del que tanto tiempo y esfuerzo nos costó salir a muchos de nosotros.

Esperemos que no!.













CATEGORÍAS:
7 oct. 2013

ENSEÑAS U ORIFLAMAS

(Lo malo de la multiplicidad de banderas es que se usan para dividir
 mas que para sumar)



No mucho tiempo atrás, viajando en un autobús urbano, leía en el periódico una columna con éste llamativo título: GUIÑOS SOBERANISTAS.  Y en el subtítulo añadía, "El Govern dará apoyo jurídico a los alcaldes que retiren la bandera rojigualda".

Como yo soy de los que aun cree que no esta reñido ser español con el hecho de  haber nacido en cualquier de la Comunidades Autonómicas (a mí me gusta mas llamarlas Regiones) ni con hablar el idioma materno que tenga alguna de ellas, me intereso por saber qué dice el escrito y veo que responde a a la propuesta del consistorio de un municipio del Maresme en la provincia de Barcelona, donde el alcalde quiere consultar a los vecinos "si debe ondear, o no, la bandera constitucional española junto a las enseñas comunitaria y europea".

Lo especialmente llamativo es -según mi modesto parecer- que el gobierno catalán, presidido por el molt honorable Artur Mas, discípulo aventajado del ex Jordi Pujol, renuncie a su nacionalismo catalanísta tan apegado a la casi extinguida "burguesía catalana" que tanta influencia tuvo para el progreso y enriquecimiento de este país. y ahora, por conveniencia política o no se sabe muy bien con qué intención, se declare independentista.  Pero lo que resulta mas chocante es ver que sin declararse abiertamente "soberanista", si se pregunta a este  respecto tampoco lo niega.

Es mas, teniendo en cuenta tan buen rollo como a veces parece que han tenido su formación política, con sus colegas de cualquier gobierno central español, a no ser que unos y otros hayan sabido fingir lo que no sienten, ahora, cuando la crisis económica está asfixiando a medio mundo, ellos intentan mostrarse al pueblo como "vulgares salvapatrias", cada una uno del territorio que cree suyo.

Después de todo, la idea del soberanismo en Cataluña es mas viejo que la democracia.  Pero ahora, por el vergonzoso comportamiento de unos indeseables metidos a políticos (y de éstos los hay de todas las tendencias) se ha conseguido que el independentismo esté avalada por la confesión del ¡nada menos que el ex Jordi Pujol! en una entrevista reciente donde dice: "Si se celebrara una consulta popular acerca de "SI" o "NO" a la independencia de Cataluña, yo diría sí".  Lo cual hace suponer que, o es muy poco lo que han tenido en común los gobiernos de la Generalitat catalana y el gobierno central español, o que algo se guardan ambos en sus carpetas azules, para sacarlo a la luz cuando convenga a cada uno de ellos, sin reparar en el daño que pudieran hacer al conjunto de la ciudadanía. 

Claro, que este tipo de comportamientos no debe extrañar a nadie, ya que son declaraciones oportunistas de políticos con ambiciones sin límite.  Recordemos si no la vergonzosa recogida de firmas contra el borrador de los nuevos estatutos en Cataluña, y la no menos ridícula renuncia ¡ante notario! del candidato señor Mas, a NO pactar con los actuales gobernantes españoles, si él salía elegido President de la Generalitat catalana.

Y digo yo: Si no fuese un asusto tan serio, habría para troncharse de risa. 


















CATEGORÍAS: