29 mar. 2013

En el consultorio médico

Días pasados, en una de mis visitas de control médico, coincidimos un paciente crónico -como yo - mas o menos de mi edad, y tras saludarnos tomé asiento a su lado y nos pusimos a hablar con el fin de matar el tiempo de espera.

-   ¡Vaya día que nos está haciendo! - le dije para romper el hielo -. No es que llueva mucho, pero con la temperatura tan baja y la humedad que hay, este "calabobos"  penetra hasta los huesos.

-    Así es - me responde -. Pero cuando salimos de casa aun no llovía y nos abrigamos, eso sí, pero distraídos no cogimos el paraguas.

Ambos le pusimos una sonrisa a nuestro acasional y complaciente encuentro y comenzamos a hablar de lo que ya habla casi todo el mundo: sobre los devastadores efectos de la crisis, el incomprensible y nefasto proceder de los políticos, en particular los gobernantes, para intentar paliar el generalizado descontento que se nota  en la calle al ver que aquella España desarrollada y próspera se hunde sin remedio al tiempo que va arrastrando al averno a millones de familias inocentes.

-    Se ha fijado usted - me comenta - cómo estan de carteles de protesta las paredes de la entrada y el vestíbulo del Hospital?.

-    Sí, lo he visto y hasta he leído algunos muy duros por cierto.

-     Pues todo eso son "recados" dirigidos a la dirección del Hospital, a los gobiernos de turno, a la patronal, a la banca, a los tribunales de la "injusticia", en definitiva a todo aquél que tiene el poder y mangonea a su antojo lo que cree que es solo suyo. Mensajes que elevan la voz del pueblo llamando a toda esa gente de todo menos bonitos.

-      Lo que indica - en mi opinión -  que hay tanta gente afectada que ya no se resigna a esperar "milagros" y se suma a cualquier movimiento o plataforma de descontentos con la esperanza de que siendo muchos los que protesten, el gobierno y los responsables de lo que está ocurriendo dejen de ignorarles.

-     De lo que no estoy tan seguro - insiste él - es de que todo este movimiento ciudadano sirva para algo mas que para hacer ruido.  Pues cuando hartos de ver a las policias arrastrando y apaleando a gente indefensa, como en los peores tiempos, vemos que no se llenan las calles de ciudadanos vluntariosos y solidarios que hagan oír sus gritos hasta en el cielo.

Ambos estábamos de acuerdo en que las medidas que están adoptando los altos cargos del gobierno en servicios tan básicos como la sanidad, la educación, el empleo, los asuntos sociales en general, son tan desacertadas que provocan el efeto contrario del que sería deseable.  Y así, claro, la gente se siente traicionada y se cabrea, lógico.

-     ¿Tiene usted hijos? - le pegunté por cambiar de tema -.

-    Sí tenemos hijos, pero ya son grandes y cada cual está en su casa y con su familia. Y como nosotros a Dios gracias nos valemos (todavía) por sí solos y ellos estan tan ocupados en sus quehaceres, casi soempre estamos solos.

-      Hombre, también será porque tienen la tranquilidad absoluta de que a ustedes no les falta para comer.

-      Bueno, bueno, . . . usted sabe como yo que "No solo de pan vive el hombre". Así que tener para comer ya es mucho, pero no todo.  Y menos aún cuando se llega a viejos.
Pero vaya, dejémoslo así y sigamos creídos en que habiendo intentado cumplir nuestro deber de padres - otra cosa es que lo hayamos conseguido - y obrado siempre de buena fe, al final obtendremos el descanso y la paz que cada cual merezcamos.

Como la consulta de control es por la misma causa, la fecha y hora de la próxima visita también coincidía. Así que aunque no dejaba de llaviznar, por si mas tarde arreciaba, nos despedimos con un apretón de manos quedando emplazados para seguir hablando dentro de cinco semanas.
Los dos esperamos poder comentar lo que se entienda como buenas noticias-

Ya veremos



















CATEGORÍAS:
18 mar. 2013

LA MARCA ESPAÑA


Igual que en las olimpiadas de 1992 en Barcelona se gritaba en todas partes y a los cuatro vientos;  ¡Es- pa - ña!... ¡Es-pa-ña!... ¡Es-pa-ña!........ , se repitió cuando la selección española de fútbol se proclamaba ¡Campeona del Mundo! y no era para menos, ya que en ambos casos era la primera vez en la historia que nuestros deportistas en general y la selección balompédica en particularse se alzaron  con tan preciadísimo título.

¡Bar-ça!... ¡Bar-ça!... ¡Barça!......... (también un equipo español con mas de la mitad de seleccionados) es el grito de guerra ensordecedor y unánime que se oye en los enfrentamientos con sus rivales en los diversos torneos internacionales en que participa.

¡Ma-drid!... ¡Ma-drid!... ¡Ma-drid!......... gritaremos los aficionados al mejor fútbol si, como parece, este año se gana la décima Copa de Europa.

Y son muchos mas los deportistas que envueltos en la Marca España destacan sobre el resto de países en los cuatro continentes: Rafa Nadal, F. Alonso, J. Lorenzo, P. Gassol, por ejemplo.

También en otras áreas; ciencias, literatura, bellas artes, medicina, arquitectura, pintura, España ha tenido y tiene figuras de reconocido y honrosísimo papel de liderazgo en el mundo. Todos ellos dignos embajadores de la Marca España.

Y por si el nombre de España sonaba aún poco, el miércoles día 13 de marzo último se proclamaba PAPA a un cadenal italo-argentino de habla española, que cuando sonó el nombre que adptaba como sucesor de Benedicto XVI, enarbolando banderas argentinas y españolas con la misma o mayor fuerza -si cabe- que en los casos anteriores, infinidad de voces clamaban a grito vivo y en español: ¡¡Fran-cis-co!!... ¡¡Fran-cis-co!!... ¡¡Fran-cis-co!!.........  en la mismísima Plaza de San Pedro (Roma)  abarrotada de fieles de toda clase y condición. Si a esto añadimos que el acto se retransmitia a todo el mundo, es probable que alguien desde muy lejos, que no supiera de nuestro país, se enterase de que España como Teruel "también existe".

Lo negativo de esas enfervorizadas masas, que se envuelven en la bandera de sus países y se creen los amos del universo, con tan delirante actitud suelen excederse y menospreciar al diferente solo por serlo, y eso no es bueno.
Sin embargo, sin reprimir las emociones pero dominados  los sentimientos, cogidos de la mano de los demás, sean de la raza, color o credo que sean, sería muy positivo. Es decir, que si todos obran de manera civilizada y con el máximo respeto al desigual, actos de tal naturaleza no deja de ser algo admirable.

El impacto emocional de la "fumata blanca" reune gentes llegadas de los lugares mas remotos, para asistir a la apertura de un nuevo papado. Y lo que tiene de especial este movimiento ecuménico, además de mostrarse tanta gente abrazada como hermanos en Cristo, es que esos grupos ejercen de embajadores populares de sus respectivos pueblos.

Y por último (tenía que decirlo) ¿no es mejor que se nos conozca a los españoles por todo lo apuntado (también por los churros en china y el jamón de pata negra) que por el bochornoso y "presunto" espectáculo que por la corrupción masiva y las estafas legales están protagonizando políticos, empresarios, policia incluso algún miembro cercano a la familia real?.



La Marca España, conforme se está administrando el poder y el dinero por los gobernantes actuales, es de temer que no solo la marca España sino todos nosotros, el país entero, acabemos cayendo en el desprestigio mas absoluto.














CATEGORÍAS:
13 mar. 2013

Pluriempleo y economía sumergida = mas paro


En tiempos de escaseces, tal eran los interminables años de post-guerra, como la mano de obra era tan barata había trabajo para todos. Se cobraba tan poco por la jornada normal de ocho horas que emplear trabajadores, a los empresarios les resultaba rentable. Algo mas que ampliar la jornada, si convenía, y pagar horas extraordinarias a los trabajadores en plantilla. Mientras tanto los de empleo fijo, si el horario lo permitia, cedían al pluriempleo fuera de su empresa con el fin de sumar al sueldo unas pesetillas. Lo cual significaba que el consumo aumentara y el nivel de vida también. Recordemos que se trataba de una España en ruina, destrozada por las bombas y los morteros de una guerra civil que duró tres años y exigía toda clase de esfuerzos para recomponerse. Y con lo que se sacaba ejerciendo el pluriempleo se tapaban (nunca mejor dicho) muchos agujeros.

El "pluriempleo" que se ejerce ahora es otra historia. España es una potencia económica en Europa - es lo que se nos dice - y el doble o  triple empleo lo ejerce quien tiene las necesidades mas que cubiertas. Yo diría que se aceptan cargos por figurar, a veces, y siempre por avaricia. Pues son tantos los diputados, senadores, políticos en general, que acumulan cargos generosamente retribuidos, que la cantidad de dinero que se paga por ello desborda cualquier cálculo o pronóstico posible. Teniendo en cuenta el dinero turbio que se paga a toda esa gente, junto al que se mueve en la economía sumergida, solo con eso, el fraude a la Hacienda Pública es escandaloso.

Con las libertades que trajo la democracia, apareció una nueva casta bastante numerosa por cierto que ejerce el pluriempleo sin necesidad aparente. Me refiero a esa colección de tertulianos, casi siempre los mismos, que colaboran en determinados programas de radio y televisión, con la tarea de atacar o defender a quién convenga en cada caso, como si les fuese la vida  (el sueldo) en ello.

(Si llamar "casta" a esa gente se entiende como un exceso, no me importa retirar el vocablo y sustituirlo por "colectivo" de opinadores de oficio").

Aunque la excepción es la que confirma toda regla, reconozco que entre éstos hay personas muy documentadas, excelentes profesores a los que gusta oírles.

Lo que no entiendo muy bien es cómo en ese tipo de debates, tan de moda actualmente, en los que se discute incluso acaloradamente todo aquello que es noticia y despierta interés en los ciudadanos, no haya sitio para los verdaderos protagonistas de cada una de esas realidades. Personas que respondan y defiendan cómo salir de situaciones tan desesperantes, como son las que contienen una crueldad sin límite. Por ejemplo; alguien que ha perdido su casa por quedarse sin ingresos y no poder acabar de pagarla. Otro, u otra, que haya sido víctima de la codicia de unos vividores disfrazados de distinguidos seres humanos. Alguna de esas personas que han sido apaleadas y arrastradas sin miramiento alguno por defender derechos sociales adquiridos por sus padres o sus abuelos.
Y no digamos el interés que tendría la participación de alguna pareja de jubilados que han perdido (la banca les ha robado) todos sus ahorros a sabiendas que era el único seguro de la vejez que les quedaba.

Son muchísimas mas las personas a las que podría invitarse, para que esos debates resultaran menos tediosos o aburridos. también mucho mas interesantes de cara a la información pública como objetivo.

¡Ojo! que al mismo tiempo, el dinero que cobren esos "tertulianos" por pasear emisoras y platós todos los días, por poco que sea, iría a parar a bolsillos mas necesitados. Pienso yo.




















CATEGORÍAS: