26 nov. 2012

¡Ah! pero los cómicos mueren?




A mí no me cabe duda -porque creo que es cierto- que la muerte de Miliki ha significado la desaparición de un genial caricato, un magnífico clon; lo que se dice un cómico auténtico. Con su muerte se ha perdido un personaje de circo de categoría universal, que a lo largo del tiempo ha ido acumulando distinciones profesionales (habrá quién crea que payaso no es una profesión) en cantidades astronómicas, igual bajo el entoldado de una carpa que en otros escenarios incluso en el plató de infinidad de canales de televisión en diversos lugares del mundo. Actuaciones que cada una de ellas ha dejado huellas imborrables, de las que dignifican a los mejores y honran a toda buena gente. Son esa clase de seres humanos sensibles al candor de los niños y la natural ingenuidad de adolescentes. También emocionan a los adultos que envejecen con los años, pero que aun así mantienen un espíritu juvenil envidiable.
Quizas que yo sea un melancólico sin remedio -sin saberlo, claro-  y otorgue mucho mas interés a esta clase de "personajes", por la capacidad que tienen para provocarles  -insisto- la primera sonrisa  los bebés, hasta hacerles reír a carcajada limpia con sus geniales payasadas. Me refiero a esos expertos de la comicidad, coronados reyes del mejor humor, que sin esfuerzo aparente alivian ¡y de qué manera! a cualquier mortal que sea víctima temporal del desánimo o la tristeza.
No se si estaré en lo cierto, pero me temo que en el mundo en que nos ha tocado vivir escasean los individuos como, por ejemplo, la familia Aragón (Gaby, Fofó y Miliki) que tanta horas de felicidad nos regalaron a todos y especialmente y sobre todo al mundo infantil.
Sin embargo, paradójicamente, abundan otros de diverso rango o jerarquía profesional, política o social, cargados de medallas no siempre ni todas merecidas, que me resisto a nombrar porque me avergüenza hacerlo..
Pues para este humilde mortal que suscribe "Los payasos de la tele" los hermanos Aragón, andaluces ellos, son tan dignos de un lugar en la historia, como otras celebridades por sus heróicas hazañas.

Lo siento, pero debo dejarlo aquí ya que acabo de saber que ha fallecido a los 90 años otro monstruo del humor y quiero dedicar un buen rato de silencio a la memoria de ambos.

Que en paz descansen Miliki y Toni Lebranc. Que si es verdad ¿. . . ? que el alma no muere con el cuerpo, seguro que los dos juntos en el cielo harán grandes milagros.
CATEGORÍAS:
23 nov. 2012

Por sus obras les conocereis




¡Ostras! qué bueno. ¿Te acuerdas de mí? -dijo con evidente contento alguien que me conoció al verme-.

-   Cómo no me voy a acordar del doctor A -respondí al reconocerle y darnos un abrazo-. Personas tan especiales como tú, difícilmente se olvidan.  Y menos aún por lo embarazoso del momento en que nos conocimos algo mejor.

-   Es verdad que la situación era harto difícil, cuando menos para mí. De ahí que lo de "persona especial" lo dirás por lo que costó convencerme para que aceptase la intervención quirúrgica como única solución a mi problema de cáncer de laringe?. ¿O es la "guerra" que te dí en la escuela, durante el periodo de rehabilitación del habla?.  Que por cierto -continuó diciendo- aún no se si me he disculpado por el trabajo que te diese hasta hacerme ver que nuestro amigo y compañero del alma, el malogrado doctor B (e.p.d.), tenía razón. Así como la infinita paciencia que ambos tuvisteis conmigo.
Por si no hice en su día, sepas que os estaré infinita y eternamente agradecido.

-   Va, que no es para tanto, no exageres.  Sabes muy bien que mi compromiso y su interés profesional eran intentar ayudarte a vencer tus miedos en una situación que los dos la sabíamos superable, si hacíamos -claro- el esfuerzo común necesario y no cedíamos hasta conseguirlo.

Quizás que para "cantar victoria", al tratarse de un paciente que a la vez era médico, es probable que lo creyésemos un caso especial.  El cirujano que le iba a operar ya me advirtió de que se trataba de un paciente especialmente de carácter negativo, contumaz y muy cabezota, a quién le horrorizaba quedarse aunque fuese temporalmente sin voz.
De ahí que me pidiera visitarle en la habitación donde le encontraría y fuese dispuesto a responder a las preguntas que me haría, ya que entendía que el único que podia convencerle era yo. Estoy seguro -me decía- de que a tí te escuchará y al ver cómo te desenvuelves con tu otra voz, sin laringe, aceptará de mejor gana ser intervenido. Así que, como sabía de mi participación en el servicio ORL, mi presencia no le sorprendió lo mas mínimo.

-   Hola, buenos días -saludé al entrar en la habitación en que estaba acompañado de quién dijo ser su esposa-.  Vengo por indicación del doctor B por si pudiese serles útil en algo. 

-    Buenos días, señor C y muchas gracias por la visita -se anticipó la mujer-.  Sabíamos que vendría usted esta mañana porque el doctor ya nos lo había dicho.  Mi marido -continuó ella- en casa nos había hablado de usted.  Y ahora, después de verle, estamos convencidos de que su amable visita nos ha favorecido a los dos. Gracias otra vez.

Meses después de operarse y con su nueva voz se reincorporó a su Servicio, el de su especialidad,  y estuvo trabajando hasta jubilarse por edad.
Desde este grato encuentro no hemos vuelto a vernos.






CATEGORÍAS:
8 nov. 2012

VIEJOS Y ENFERMOS




Llevamos un poco tiempo que se habla en Cataluña de política -creo que como en el resto de España- con mas insistencia de lo razonable. Por un lado se cuestiona si independencia "SÏ" o independencia "NO" aunque sin excesivo entusiasmo, esa es la verdad. Y por otro -aquí si se hace hincapié- se habla de los negativos efectos que la política de recortes presupuestarios está teniendo en los sectores mas débiles de la sociedad.  En este caso es evidente la indignación de los ciudadanos al ver que los jubilados, pensionistas, muchos de éstos ancianos y enfermos han sido los primeros en pagar un euro por receta médica.  Y ahora el "copago" que tan descaradamente se ha sacado de la manga este gobierno, ignorando que cada vez hay mas gente que ese euro lo necesita para matar el hambre.  Como dato con que intento formular mi propio malestar he aquí lo que sigue.

Soy jubilado y "paciente crónico"  con una mala salud de hierro -según mi médico- y consumo tres medicamentos a dosis diarias y de manera habitual.  Ayer mismo, al retirarlos de la farmacia, pido que figure en el tique de pago el precio de cada uno de ellos y sumados entre sí dan un total de 6´43 euros.  Como el copago es del 10%, me cobran 0´64 euros mas 3´00 por ser tres recetas y abono 3´64 de mi bolsillo.  Con lo que he pagado mas del 50% de su valor.

Puede parecer poco, sí.  Pero con tres euros y pico hay familias que tendrían para comprar el pan de una semana.  No es mi caso, afortunadamente, aunque  si después de haber contribuido (cotizado a la Seguridad Social) casi cuarenta años de mi vida laboral activa, a mi edad, el gobierno me obliga a pagar lo que creía tener pagado, me pregunto; ¿Pero qué broma es ésta?....
La semana pasada, en uno de los periódicos mas leídos de nuestro país, viene un artículo que habla sobre esto mismo y me permito anotar el último párrafo que dice: "El copago, repago o re-copago, ccompone el conjunto de timos incendiarios que acompañan a la gran traca sanitaria.  Con lo cual la vida pasa a ser un privilegio que  solo puede ser adquirido con dinero".

Lo que no acabaré de entender (y no creo ser único) es cómo habiendo tanta ruina integral y tan mermado el nivel de escrúpulos de algunos de nuestros gobernantes y altos cargos directivos de las financieras, entre los sufridos ciudadanos que apechugan aunque con hastío con el pago de sus impuestos, todavía haya quién avale con su voto a los mentores del sucio e ingrato capitalismo.
Acepto ser torpe, lo confieso. De ahí que se me haga tan difícil entenderlo, la verdad.


CATEGORÍAS: