17 nov. 2010

Seamos "guenos" por favor...


Hoy me he levantado sobre la misma hora que la mayoría de los días, pero con un más que aceptable estado de ánimo, lo confieso. Es decir, con ganas de aprovechar el tiempo para hacer a saber qué cosas aunque hubiese de repetir algunas.
Una vez cumplido el aseo personal acostumbrado, tomar un desayuno, ligero, eso sí, y la pastilla de la mañana, durante un par de horas, y hasta salir a dar el paseo diario; consistente en un buen rato caminando por lo llano, recomendado por la hematóloga que controla mi poliglobulia crónica, me he puesto a leer la prensa en el ordenador, como suelo hacer casi todos los días, y me equivoqué, hoy no debería haberlo hecho, ya que por demasiado inocente he sido presa de mi propia torpeza. El brillo, el alegre resplandor de la primera luz del día, pronto se ha empañado, entristecido, con lo que se publica día sí y día también. Que si muertos por aquí, que si muertos por allá... Que de qué sirve que aumente la natalidad, si ya hay en España un millón de niños pobres que tienen que acostarse sin cenar... y así hasta el infinito de maldades.
Primero (es lo que hago siempre) he echado un vistazo a los titulares por si se dice algo de interés, interés no se para quién, claro, y curioseo. Al ver las primeras páginas de más de un perióco, sin poder remediarlo, he tenido que abandonar para no desanimarme y recaer en el pesimismo generalizado que se respira, y en particular entre el numeroso colectivo de jubilados (pensionístas) al cual pertenezco años ah. Prefiero ver y oir a los políticos, haciendo campaña electoral y prometiendo el oro y el moro y decirnos que ellos son muy "güenos"y nos aumentarían la pensión si les votamos, y por que quieren mucho a los viejos. Ya sabemos que casi todo es mentira, pero ponen tanto enfasis, que además de parecer que ellos están convencidos de lo que dicen, nos lo hacen creer a nosotros también.
Menos mal que antes de cerrar el ordenador he pasado por un blog amigo y me ha rehecho, he recuperado mi inicial estado de ánimo. He encontrado unos versos tan simples como graciosos ¡hay que ver! Dice así:

"Si ha pasao lo que ha pasao / quiero servir de advertencia. El rodar no será ciencia / pero tampoco pecao".

No está mal ¿verdad?
Saludos y hasta otra.
ConDios
CATEGORÍAS:
3 nov. 2010

Yo soy inmigrante, y qué?

Como las personas jubiladas tenemos tiempo para todo, al acabar de comer nos permitimos una sobremesa que hasta ahora, por exigencia de los horarios de trabajo, no pudimos hacer. Esta de hoy, saboreando los últimos panellets y nuestra copita de cava, la hemos alargado algo más que otras. Y es que no hemos podido evitar recordar que ayer, día 2 sobre las 11 de la noche, se cumplieron AÑOS del comienzo de la aventura más arriesgada que pudimos imaginar. Este día y a esa hora, después de pensarlo mucho y durante algún tiempo, este humilde mortal daba la espalda al ámbito rural del lugar de orígen con el propósito de conocer si la vida urbana nos ofrecía un futuro mejor. Nos consolaba saber que mucha gente en particular jóvenes -como éramos nosotros- no se resignaba a sufrir la rusticidad del ambiente rural y salía a buscarse la vida en otros lugares. Si llamo "aventura" a nuestra decisión (digo "nuestra" por que la tomamos los dos) es por que el lugar elegido, y no crean que exagero, no lo conocíamos nadamás que por referencias y por el mapa, claro.
Después de superar (quisiera creer que con nota) el periodo de adaptación necesario, la verdadera conclusión es la de no habernos equivocado al elegir Cataluña, esa es la verdad.
No obstante y dando gracias todos los días, al recordar que MJ se pasó la mayor parte de aquellos días llorando y pidiendo por mí, y volver a comentar que las más de 20 horas que duró mi viaje entre esperas en las frias estaciones y transbordos de un tren a otro, yo no pude ni comer ni separarme de la emotiva imágen de la despedida, con gran parte de la familia presidida por mi esposa y nuestro hijo, cuando el autocar cerró las puertas y arrancaba para llevarnos a una veintena de viajeros a la estacíón de ferrocarril donde yo cogería un tren mixto (más de veinte vagones con mercancías diversas y cuatro o cinco de pasajeros) procedente de Sevilla y con final en Barcelona. Al recordarlo mas de medio siglo después, nos hemos vuelto a abrazar emocionados y felices los dos. Y por qué no decirlo: se nos ha escapado alguna lagrimilla.
Alguien lo entenderá, seguro.

Saludos afectuosos y hasta otro rato.
CATEGORÍAS: