21 jul. 2008

CHOLATE CON CHURROS

En el ya ¡mas de medio siglo! que ha transcurrido desde que "salí de mi pueblo", como dice la canción El Emigrante de Juanito Valderrama, mis visitas a Tomelloso pueden contarse por los mismos años -mas o menos- que decidimos avecindarnos en Barcelona. Y de todas ellas guardo sabrosos gustos gastronómicos y el placer de compartir, disfrutar y comentar con mis viejas amistades algunas de las situaciones de las que por naturaleza enriquecen la cultura real de cada pueblo o ciudad.
En este reciente viaje, junto a mi esposa -como vamos casi siempre- obtuvimos una invitación muy especial por parte una mujer (amiga entrañable de los dos) no menos especial que su invitación. Persona a la que guardamos agradecimiento y respeto infinitos, dado al comportamiento que tuvo siempre con toda nuestra familia y en particular con mis padres, hasta que murieron.
Carmen, que así se llama nuestra amiga, cada vez que vamos a visitarla nos abraza con incontenible emoción y nos ofrece todo lo que puede, por el simple hecho de complacernos. En esta ocasión nos invitó a tomar un chocolate con churros, o mejor dicho: chocolate con buñuelos de rosca. El chocolate no podia ser mas puro y espeso, como debe ser un buen chocolate. Y los buñuelos no creo que puedan catarse mejores en ninguna otra parte. Y que conste que no lo digo por mero patriotísmo. Es que para hacer las cosas bién, hay que tener profesionalidad y una pizca de gracia. ¿O no?
CATEGORÍAS:
2 jul. 2008

LA CRISIS

He disfrutado (perdón, "padecido"por efectos del calor) unos días de vacaciones en "mi pueblo" natal, uno de los mayores de la provincia de Ciudad Real, y casi todo el mundo y casi en todas partes se habla de ruina, de caos, de adversidad económica insalvable, etc. Nadie se atreve a exteriorizar una mínima esperanza de que pueda superarse esta crisis, o "desaceleración" a ningun plazo; ni corto, ni medio, ni largo. Los menos optimistas aseguran que si esto sigue tan mal como va, cuando menos, media España estará pronto bajo el humbral de la pobreza (Cáritas dice que son 8 millones de españoles los que están, ahora, en esa situación) con lo cual, la cifra de pobres se triplicaría.
En cambio, despues de asistir a un interesante concierto musical, sobre las once de la noche, nos sentamos a tomar unos helados y en la larga y bonita Avenida dode se instalan la mayor parte de heladerias, como se dice familiarmente, no cabia un alfiler. Hubimos de sentarnos en un rincón del interior del local, porque en las terrazas, con miles de mesas y sillas, no se encontraba sitio donde sentarse.
Yo, que habia sufrido la España de postguerra, la arruinada, la caótica, la España undida en la mas absoluta miseria, me vine a casa entender a qué España se referían, lo siento.
CATEGORÍAS: