4 may. 2007

TODOS FELICES

¡Ojo! cuando digo "todos felices" creo que todos tenemos, supongo, momentos felices aunque sea en pequeñas dosis. De lo que, también, creo estar seguro es de que los momentos de felicidad suelen darse tras experimentar la infelicidad. Es decir, una hora de felicidad es un valos sin precio Comparado a las cosas sencillas puede decirse que "No hay mal que por bién no venga"
CATEGORÍAS:

PRINCIPIOS

Cuando de alguien se dice que “no tiene principios”, de alguna manera se está minusvalorando sus cualidades más elementales. Ni siquiera se cuestiona si tuvo, o no, la posibilidad de adquirirlos. Desde Adán y Eva, en mi opinión, los “principios” se adquieren en el seno familiar, a base de asimilar la cultura de cada uno de los lugares, o pueblos, donde se nace; la correspondiente escolarización; el aprendizaje o formación socio-laboral, etc. En definitiva, sería expresar el más absoluto respeto al otro, sin menoscabo del uso y disfrute de libertades, y que éstas sean bien entendidas por todos.

Suele decirse, también, que tener buenos o malos principios depende de la calidad de la cuna que nos haya mecido. Esto, en caso de haber tenido cuna, ya que para muchos nacidos en lugares rústicos y de determinadas generaciones, no pudieron disfrutar de cuna, ni buena ni mala.

Pero como no hay regla sin excepción, tratándose de principios, de capacidades (lo equivalente a personalidad y buenas maneras) hay mucha gente que, sin haber tenido la oportunidad de experimentar ninguno de los requisitos señalado, lo parece. Gente que cuando comienza a tener sentido de la realidad que le rodea y adquiere cierta experiencia, aprueba con nota alta todos los esfuerzos que haga para superar aquellas carencias que tuviese durante el tiempo apropiado para su formación.

CATEGORÍAS: